Praga ¿La ciudad más linda de Europa?

Praga me generó sensaciones encontradas desde el principio. Recuerdo haber escuchado la frase ¨La ciudad más linda de Europa¨ muchas veces antes de llegar. Y me sorprendió descubrir que no me pareció la ciudad más linda siquiera entre las ciudades que ya conocía.

pragaMi llegada a Praga

Llegué bastante cansado. Viaje toda la noche en un bus de Flixbus. El asiento no se reclinaba y la persona que estaba del lado de la ventana se levantó para ir al baño unas 10 veces durante el viaje, por lo que no llegué con mi mejor humor. Mediante google maps -que ya a esta altura se dedicaba a reírse de mí- me dispuse a encontrar mi hostel que fue sin dudas, el peor hostel en el que me aloje en este viaje.

Hostel Ananas. Es el típico hostel de cadena, con muchísimas habitaciones, sin espacios comunes, sin cocina y con un personal que te trata como si te estuviesen haciendo un favor por hablarte. Lo único bueno del hostel fue el precio: 14 euros la noche, barato comparado con los lugares donde me aloje anteriormente. Lo más gracioso es que llegué allí luego de la recomendación de una amiga, a la cual claramente no le pedí más recomendaciones (Igual te quiero Naty!)

Primera oportunidad

Puente Carlos

Luego de dejar mi mochila en la habitación, salí decidido a perderme por las calles. En pocos minutos estaba de mal humor otra vez. Nunca había visto tanta gente en un lugar. Era muy tedioso caminar y querer hacerlo tranquilo era una utopía. Caminar por la vereda fue similar a hacerlo en la congestión que se genera a la salida de un recital. No se podía caminar a un ritmo normal sin andar esquivando o chocando gente. Y empeoró cuando llegue al famoso puente de Carlos. Era un hormiguero de gente. Si en la calle parecía la salida de un recital, allí parecía que estaba el recital mismo. Escasos centímetros separaban a una persona de otra. Fue realmente muy molesto. Regrese al hostel dispuesto a dormir una siesta y tratar de cambiar el humor.

Amigandome de a poco

Luego de una siesta reparadora, conocí a Gonzalo, un cordobés muy buena onda. Ya venía necesitando hablar un poco en español y que mejor que hacerlo con alguien de tu mismo país. Con él nos fuimos a recorrer un poco la ciudad y a tomar unas cervezas al metrónomo del parque Stalin. Es un parque al cual se llega luego de subir unas escaleras larguísimas y durante las noches se juntan los locales a tomar cerveza y ver algún que otro show en vivo. Nosotros vimos un show de hip hop local que estuvo bastante bueno a pesar de no entender una palabra de checo.

Luego de algunas cervezas, alrededor de las 10 pm decidimos ir a una de las cervecerías más famosas de Praga: U Fleku. Para nuestra sorpresa, cuando llegamos estaba vacía y a punto de cerrar. Compramos unas cervezas en un minimercado y terminamos la noche conversando en la plaza central.


Milan Kundera y el free walking tour

Me anoté para hacer el free walking tour con intenciones de conocer un poco de la historia la ciudad. Pero antes me senté en un café y al terminar mi desayuno la mesera me comentó que yo estaba sentado en el mismo lugar donde se sentaba Milan Kundera mientras escribía su libro más famoso: La insoportable levedad del ser. Me pareció una linda casualidad.

Plaza de la ciudad Vieja

De allí me fui directo a la plaza de la ciudad vieja para comenzar el free walking tour de Sandemans. El guía era un catalán, profesor – y amante – de historia. Todo lo que contaba lo hacía con una pasión que contagiaba y daba ganas de seguir investigando sobre cada tema que mencionaba. Con el tour mi visión de la ciudad mejoró bastante. Habiendo experimentado esto, me dieron ganas de hacer otro tour así que contraté el tour de la cerveza que comenzaba a la tarde.
Para hacer tiempo me fui a comer, recorrer y sacar fotos por otras zonas de la ciudad que no estaban tan congestionadas.

Tour de la cerveza

El tour de la cerveza comenzó a las 6 pm. Consiste en visitar 3 cervecerías típicas de Praga, donde te cuentan un poco de historia y algunos datos curiosos. El dato que más me llamó la atención es que la gente de Praga consume 2,5 litros de cerveza por día. Pero esta estadística incluye, ancianos, bebes, niños y gente a la que no le gusta la cerveza. Por ende, el promedio real es bastante más elevado.
Comenzamos en una cervecería típica de Praga degustando una cerveza muy rica. En el grupo eran todos españoles, salvo una chica chilena. En seguida comenzamos a hablar entre todos y en el tercer bar con varias cervezas encima ya éramos todos amigos. Si disponen del tiempo y el dinero es un tour que recomiendo mucho hacer. Yo la pase muy bien.  Aquí les dejo el link.

Luego del tour continuamos la noche en otro bar. Era en una cueva, muy pintoresco. La cerveza muy rica y barata. El nombre del bar es U Sudu. Luego de varias cervezas ya estábamos para continuar la noche en otro lugar. La disco más grande de Europa: Karlovy Lazne. Tiene 5 plantas con 5 pistas de bailes distintas. El grupo decidió que quería ir ahí pero como a mi no me gustan los clubes fui sin ganas. El ticket de ingreso me costó 250 coronas y como era de esperar no la pase bien y me volví a dormir. Praga seguía regalándome momentos agridulces.

Mi último día en Praga lo repartí entre el muro de John Lennon, el Castillo y el metrónomo del parque Stalin.

Muro de John Lennon

Muro de John Lennon

Luego de cruzar el puente Carlos, recorrí las calles del otro lado del río en busca del famoso muro de John Lennon.
Este muro nació cuando pintaron la cara de John Lennon, junto con frases desafiantes, inmediatamente después de su muerte. La policía procedió a borrar las frases y la imagen, pero cada vez que lo hacían aparecían más y más pintadas. Hoy en día el muro no es solo un memorial de John Lennon sino un monumento a la libertad de expresión.

Castillo de Praga

Castillo de Praga

Camino arriba por las calles empedradas se encuentra el Castillo. El Castillo de Praga es el más grande del mundo y por ende es el monumento más importante del país. Una vez adentro se puede visitar la Catedral de San Vito, el Callejón del Oro, el antiguo Palacio Real, la basílica de San Jorge y las cuatro torres. El castillo está abierto desde las 6 hs hasta las 22 hs en invierno y desde las 5 hs hasta las 24 hs en verano. Tiene 3 circuitos diferentes (con diferentes precios) y una visita guiada que cuesta 45€. Les dejo un link con información más detallada. 

Metrónomo del Parque Stalin

Luego de abandonar el castillo llegué a la orilla del río a comer el ya clásico sándwich de jamón y queso, sentado en un banco de plaza. Con la panza llena me fui a pasar mis últimas horas en Praga al lugar que más me había gustado: El parque Stalin, donde se encuentra el famoso metrónomo. Desde allí posiblemente se consiguen las mejores vistas de la ciudad y es un gran lugar para relajar entre arboles y naturaleza.
Luego de unas horas disfrutando el calor y el aire libre, emprendí mi 
regreso al hostel para agarrar mochila y seguir camino hacia la estación de tren con destino a Berlín, Alemania.

Justo antes de ir a la estación, entré a una casa de cambio para cambiar las coronas que me quedaban. Apoyé mis gafas de sol en el mostrador de la casa de cambio y me fui. Así fue como perdí mi primer par de gafas de sol.

Conclusiones personales sobre Praga 

Praga fue la primera ciudad en la que no me sentí cómodo. La energía allí fue rara. Se dieron muchas cosas negativas que me hicieron sentir raro. Sumado a que la ciudad no me deslumbró, mi experiencia en Praga fue como mínimo agridulce. Para muchos viajeros Praga es la mejor ciudad de Europa, lamentablemente yo no la pude contemplar de esa forma aunque me hubiese encantado. Pero así es la vida, y viajar es parte de ella. Es mentira que en los viajes todo es color de rosas. Hay muchos momentos malos viajando y hay que enfrentarlos, superarlos y seguir camino. Pronto escribiré un post sobre las partes malas de viajar!

¿Que hacer en Praga?

Puente de Carlos
Se llama así porque lo creó Carlos IV. Con 30 estatuas repartidas en sus 500 metros de largo, este puente es quizá la atracción más famosa y visitada de Praga. Es muy bonito pero hay tanta gente que pierde un poco el encanto.

Torre de la pólvora

Torre de la Pólvora
Desde allí se puede apreciar ¨La ciudad de las cien torres¨.
El ingreso cuesta 100 coronas para los mayores de 26 años y 75 coronas para los menores.

Plaza de la ciudad vieja
Está rodeada por pequeñas calles por las que resulta un placer pasear. En sus alrededores se encuentran varios edificios de interés entre los que destacan la Iglesia de Nuestra Señora de Týn, la Iglesia de San Nicolás y el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja.

Reloj astronómico
Es el reloj medieval más famoso del mundo. Fue construido en 1410 por el maestro relojero Hanus y perfeccionado por Jan Taborsky en el siglo XVI. La leyenda dice que para que Hanus no repitiera su obra, los concejales le dejaron ciego. En mi paso por Praga estaba en proceso de reparación, pero tengo entendido que hoy en día ya esta funcionando nuevamente.

Cementerio Judio
Creado en el año 1439 fue creciendo a lo largo de los años y actualmente se puede apreciar todo su carácter intacto.
Debido a la falta de espacio se enterraban los cuerpos unos encima de otros, a veces llegando a más de 10 apilados. Hoy en día se pueden observar alrededor de 12.000 lápidas.

Metrónomo 
Como ya conté en este post, es un lugar ideal para alejarse un poco del caos de la ciudad y disfrutar de hermosas vistas y de la naturaleza

Plaza de Wenseslao

Plaza de Wenseslao
Esta plaza tiene un gran valor histórico ya que allí se produjo uno de los acontecimientos más importantes del país en noviembre de 1989, cuando una manifestación contra la brutalidad policial se inició la Revolución del Terciopelo.

Paseo en Barco
Navegar en el río Moldava es el paseo estrella en Praga.
El paseo sale 32€ y dura 2 horas. Incluye cena y hermosas vistas de la ciudad iluminada.

Catedral de San Vito

También hay muchas excursiones que se pueden realizar en las afueras de la ciudad!
Para más información les recomiendo visitar este sitio con mucha información sobre la ciudad y actividades.

Importante! Mucho cuidado en las casas de cambio

Yo tuve suerte que no me sucedió pero conocí mucha gente a la que la estafaron cuando cambiaron dinero. En las casas de cambio hay dos valores diferentes – para pequeñas y grandes sumas, y es allí donde se produce el fraude.
Bajo ninguna circunstancia cambies dinero en la calle. Si se te acerca alguien por la calle ofreciendo muy buen cambio ignóralo, seguramente intentará estafarte. En lugar de coronas checas te darán rublos bielorrusos que no valen nada. Estas personas suelen estar cerca de las casas de cambio buscando gente que quiera cambiar dinero.
Yo cambié en la casa de cambio que se encuentra dentro de la galería donde esta ubicado el Hostel Ananas y no tuve ningún problema, pero fue cuestión de suerte.

Preguntar en el alojamiento un lugar por un lugar seguro donde poder cambiar los euros a coronas sin ser estafados!


No te pierdas mi experiencia en Eslovenia, un país fantástico


Algunos precios de Praga

Seguime en las redes sociales

Facebook
Backpackermood

Instagram 
Backpackermood
Retratosxelmundo
Fedemarinic


Ayudame a seguir viajando

Hostelworld me da una comisión por cada persona que reserva a través de este link y lo que tu pagas es exactamente lo mismo que si ingresaras directamente por la web o la aplicación. Por lo tanto si reservas desde aquí me estas ayudando a continuar con mi viaje alrededor del mundo. Muchas gracias de antemano!

Si te gustó mi post Praga ¿La ciudad más linda de Europa? te invitamos comentar, recomendarlo a tus viajeros amigos y a compartirlo en las redes sociales.


Backpacker Mood | Life is a journey, not a destination

Comments

comments

Author

Viajero Apasionado. Fotógrafo y Diseñador Gráfico.

Write A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.