Split. Siguiendo la ruta del Adriático

Split es la segunda ciudad en población y una de las más visitadas de Croacia. Es muy común en el circuito mochilero de Croacia, que quien visita Dubrovnik también visite Split, como así también la isla de Hvar. Famosa por su ciudad antigua donde se encuentran sus ruinas que datan de la época de los romanos, Split es una ciudad fantástica. Se convirtió en mi segunda ciudad de Croacia y mi tercera en este viaje.


Con el clima del mundial a tope

Llegue a Split, después de un viaje de 5 horas y 17 euros en FlixBus. Horas antes de la final del Mundial de fútbol, la cuál tenia a Croacia como una de las protagonistas. La ciudad estaba revolucionada. El país entero estaba revolucionado. Las calles eran un caos de gente. Todos caminando con la camiseta cuadriculada roja y blanca, banderas, caras pintadas, bengalas y fuegos artificiales.

El bus me dejó en el centro de la ciudad y mi hostel ¨Book n´ hook¨ quedaba a unos 10 km alejado de la ciudad. Frente a la playa llamada Stobrec Kamp.

Corriendo para alcanzar la final

Tenía que tomarme el bus 25 o el 60. Ambos me dejaban muy cerca del hostel, pero con el transito que había en las calles los buses apenas avanzaban a paso de hombre. Cada minuto que pasaba corría más riesgo de perderme la final. Necesitaba dejar las mochilas en el hostel porque luego seria un caos peor y no quería estar cargando todas mis cosas en el medio de los posibles festejos. Me pedí un Uber, que por el transito nunca llegó, lo que finalmente me permitió luego de mas de una hora de espera, tomarme el bus 25 que me dejó literalmente en la puerta del hostel.

La final de la Copa del Mundo

Apenas hice el check-in deje las cosas en el hostel y me fui corriendo a la parada del bus para tratar de llegar al partido. Faltaba una hora y tenia al menos media hora de viaje al centro. Los buses estaban tan llenos que no frenaban y el nivel de stress subía a cada minuto. Me estaba por perder la final de la copa del mundo.

Podría haberme quedado en el hostel viéndola tranquilo en la televisión, pero no me quería perder la oportunidad única de vivirlo con la gente en las calles. Finalmente logré subirme a un bus que me dejó en el centro cuando los equipos ya estaban en cancha a punto de empezar la final.

Busque una ubicación conveniente y comencé a filmar a la gente ya que desde mi ex trabajo me habían pedido el favor de hacer un informe en vídeo, aprovechando la oportunidad de estar en uno de los países protagonistas. Había pantallas gigantes y los televisores de todos los bares de la ciudad tenían sintonizado el partido. Las calles estaban repletas de gente y me quede dando vueltas por las cercanías del puerto mientras filmaba y miraba el partido de reojo.

La final, lamentablemente la ganó Francia 4 a 2. Hubiese sido hermoso ver la fiesta del pueblo de Split con una victoria croata. Igualmente la gente se quedó en las calles festejando, cantando y bebiendo (mucho).

Y se descontroló todo

Al cabo de unas horas de a poco todo se empezó a descontrolar. La gente ya estaba con varias cervezas encima y los festejos se empezaron a poner mas turbios. Yo me había encontrado unos minutos antes con Will, un canadiense con el que habíamos compartido los días en Dubrovnik. Cuando nos disponíamos a volver al hostel la gente que estaba en el bus en el cual viajábamos, comenzó a salir por las ventanas y a subirse al techo del mismo cual hormigas. Se generó un efecto contagio y toda la gente comenzó a subirse a los techos de los buses y a encender bengalas rojas.

Tuvo que intervenir la policía y tardaron más de una hora en lograr que se bajaran y que el bus pudiese continuar viaje. Para nosotros fue divertido y una linda  anécdota para contar. La cosa más loca que vimos fue a un croata que comenzó a saltar en el techo de su propio Mini Cooper hasta arruinarlo todo.

 

La zona

El hostel Book n hook, se encuentra en una zona residencial y tranquila. Con playas muy bonitas, de agua cristalina. En estas playas hay juegos inflables que son gratis y un trampolín bastante alto desde donde podes saltar directamente al mar. Muy divertido. También hay una zona de piedras desde las cuales se puede saltar. Pasamos toda la mañana con Will e Izzy -una australiana que conocimos en el hostel- saltando desde las rocas.

La vida en esta parte de la ciudad es muy tranquila y se centra más que nada en aprovechar la playa.

A la noche salimos a cenar con un grupo grande de gente que conocimos en el hostel. Eramos 2 argentinos, 1 chilena, 1 canadiense, 2 chicas de Gales, 1 chica de Brasil y 1 koreano del sur. Fue muy divertido compartir historias de viajes y anécdotas ya que todos estábamos en el plan de solo travelers y por mucho tiempo.

Daniela, la chica chilena que comenzó su travesía hace 2 años al momento era la que más tiempo llevaba viajando de todos los del grupo.

Ciudad vieja

La mañana siguiente fuimos todos a recorrer la ciudad vieja de Split. Estuvimos en las ruinas romanas, la catedral, el palacio Dioclesiano, las cuatro puertas, el palacio de la fruta, entre otros. Paseamos y comimos en el puerto. Luego de almorzar nos dirigimos a un mirador que hay en lo alto de la ciudad. Una caminata en subida de aproximadamente una hora y media, con un sinfín de escalones que vale totalmente la pena a pesar del calor. Desde allí se puede ver la ciudad casi completa. Y de paso se hace un poco de ejercicio.split backpackermoodsplit backpackermoodsplit backpackermood

Aprovechando la playa a pesar de la lluvia

Luego de esa caminata nuestro premio era la playa. Volvimos al hostel con la intención de ir directo al mar. Pero en el camino comenzó a diluviar. Decidimos que íbamos a ir de todas modos y fue súper divertido. Estuvimos saltando del trampolín y jugando en los inflables flotantes mientras la lluvia caía intensamente y destellaba algún que otro relámpago. No era una de las cosas más seguras para hacer en ese momento, pero la pasamos increíble y hoy es una anécdota más del viaje.

La vida nocturna de Split

La noche de Split tiene mucha fama. Hay cientos de bares y son muy famosos sus pub crawl. La mayoría ronda los 20 euros e incluyen un shot en cada bar y muchos juegos para tomar. Yo no fui a ninguno pero las chicas del grupo si y dijeron que estaban muy buenos. Los que destacan son Pub Crawl Split y Tower Pub Crawl.

Nunca perder el control

Un detalle muy importante a tener en cuenta cuando se esta viajando. Viajar es hermoso y la gente suele ser muy amable con los viajeros pero nunca hay que olvidarse que estamos en lugares que realmente no conocemos y hay que tomar ciertas precauciones. Está buenísimo tomar algunos tragos, a mi me encanta por cierto, pero lo ideal es no perder el control nunca.

Esto viene a cuento ya que una de las chicas bebió en el pub crawl hasta casi perder el conocimiento, y por más que estamos en Europa y generalmente es muy seguro, nunca falta el que trata de aprovechar la situación. Fue así como un chico del bar la subió a un taxi y pretendía llevársela a su casa. Por suerte el taxista era una buena persona y se dio cuenta de la situación. Al punto que obligó al chico a bajarse del taxi y trajo a la chica directamente al hostel. La cual llegó tambaleando y cayó desplomada. Yo me desperté con el ruido de su cabeza pegando contra el suelo en el pasillo de la habitación. Por suerte la situación no pasó a mayores y no fue más que un susto, un golpe y una resaca.

Moraleja: esta buenísimo salir a tomar y sociabilizar, es una de las partes hermosas de los viajes, pero siempre hay que acordarse que no estamos en nuestro barrio y que es más peligroso perder el control allí que en un lugar que conocemos perfectamente. Más allá de que es peligroso perder el control sin importar donde estemos.split backpackermood split backpackermood split backpackermood split backpackermood

¿Que hacer en Split?

Conocer la Antigua Split
Es la atracción principal de la ciudad. Perderse por sus callecitas empedradas donde se respira historia. 

Palacio Diocleciano
Diocleciano fue un emperador romano quien mandó a construir el palacio. Rodeado de murallas, las vistas al mar son hermosas. En el sótano hay un mercado de souvenirs y productos típicos.

Tocarle el dedo gordo del pie a la estatua
Grgur Ninski fue un obispo que realizaba las misas en croata, todo un revolucionario para la epoca. Cuenta la leyenda que si le tocas el dedo gordo del pie a su estatua vas a tener buena suerte

Catedral de Split
Además de apreciar la hermosa Catedral podés subir a su campanario ver la ciudad desde arriba. El campanario tiene 57 metros de altura y la entrada cuesta 20 kunas

Visitar el puerto
Caminar por sus veredas llenas de palmeras, visitando los puestos callejeros y disfrutando de la vista de los barquitos vale la pena. Lleno de bares y restaurantes donde tomar algo. Es un punto de encuentro en la ciudad. La final de la copa se vio mayoritariamente ahí.

Visitar el mirador de Marjan
Luego de muchísimos escalones subidos te encontrarás con unas vistas maravillosas de la ciudad.

La fortaleza de Klis
Otra de las locaciones de Games of Thrones. Se encuentra a unos 15 kilómetros de Split.

Conclusiones personales

Mi paso por Split tuvo más de vida social y playa que de recorrer puntos turísticos de la ciudad. Más de vivir el día y menos de turista. Sin embargo lo que conocí me alcanzó para darme cuenta de que Split es súper interesante. Con mucha historia y una belleza única. Es bastante más barata que Dubrovnik lo que le da un punto a favor, aunque no la iguale en atractivos.

Sin duda tiene que estar en la lista de ciudades europeas a visitar. Me llevo de Split una gran impresión y hermosos recuerdos. El broche de oro hubiese sido que Croacia ganara la Copa del Mundo, sin embargo fue una gran fiesta y una gran experiencia para vivir y disfrutar.split backpackermood split backpackermood split backpackermood split

¿Es Split una ciudad cara?

Si comparamos los precios con Dubrovnik, no. Pero sigue siendo una ciudad cara, no tanto para alojarse, pero si para comer y tomar. Para los ultra gasoleros como yo lo mejor es comprar en el supermercado para cocinar pero en este caso el hostel no disponia de cocina.

Algunos precios de Split

  • Bus público: 13 kunas
  • Cerveza (lata, en supermercado): 7 kunas
  • Hostel  Book n´ Hook: 140 kunas
  • Pub crawl: 140 kunas
  • Comida callejera: 30 kunas
  • Sanwich de jamón y queso (armado en el supermercado): 20 kunas
  • Agua mineral (1 litro): 9 kunas
  • Ingreso a la torre de la Catedral: 20 kunas
  • Combo de chicken nuggets: 35 kunas
  • FlixBus a Liubliana: 160 kunassplit backpackermood split backpackermood split backpackermood split backpackermood split backpackermood split backpackermood

Alojamiento

Yo me  aloje en  el hostel Book n´ Hook, que si bien se encuentra algo alejado de la ciudad, su ubicación frente a la playa lo hace muy atractivo. Sobre todo en verano.

La noche en una habitación compartida de 12 personas cuesta 20 euros. Las instalaciones son super modernas y por momentos parece mas un hotel que un hostel. Lo único malo que tengo para destacar es que no cuenta con cocina -sólo con un microondas- y la heladera es muy chica para la capacidad del hostel. Dicho esto, es un hostel que recomendaría.

Podes mirar todas las fotos de Split aquí

Seguime en las redes sociales

Facebook
Backpackermood

Instagram
Backpackermood
Retratosxelmundo
Fedemarinic


Ayudame a seguir viajando

Hostelworld me da una comisión por cada persona que reserva a través de este link y lo que tu pagas es exactamente lo mismo que si ingresaras directamente por la web o la aplicación. Por lo tanto si reservas desde aquí me estas ayudando a continuar con mi viaje alrededor del mundo. Muchas gracias de antemano!

Si te gustó nuestro post Split, siguiendo la ruta del Adriático te invitamos comentar, recomendarlo a tus viajeros amigos y a compartirlo en las redes sociales.


Backpacker Mood | Life is a journey, not a destination

 

Comments

comments

Author

Viajero Apasionado. Fotógrafo y Diseñador Gráfico.

Write A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.