Bienvenidos a Tailandia. El país de las sonrisas

Tailandia es para muchos la puerta de ingreso al continente. Para nosotros no fue la excepción. 

tailandiaCuando llegamos al aeropuerto internacional de Bangkok Suvarnabhumi eran las 10 de la mañana. Todo era emoción. Un nuevo continente para ambos. Al llegar a la fila nos preguntaron si éramos argentinos y nos indicaron un camino alternativo. Allí fuimos a recibir el sello en la libreta de la fiebre amarilla. Luego de pasar por migraciones y recibir las mochilas ya estábamos libres para comenzar la aventura.

Bienvenidos a Bangkok

Lo primero que hicimos fue tratar de conseguir wifi para avisar a nuestras familias de nuestra llegada sanos y salvos. Cambiamos algunos dólares y el paso siguiente fue buscar dónde tomar el SkyTrain que nos dejaría mas o menos cerca de nuestro hostel.

El SkyTrain fue una experiencia muy positiva. Es un tren rápido y cómodo, con aire acondicionado, que, cómo indica su nombre, “va por el cielo” de la ciudad. Luego de 20 minutos aproximadamente llegamos a la estación más cercana a nuestro hospedaje.

Bajamos a la calle. 35 grados. Mucha humedad. Bienvenidos a Bangkok. Lo primero que notamos ademas del calor extremo es que todo era un caos. Pero los tailandeses parecen entenderse perfectamente dentro de ese sistema.

Nuestro hostel era el Loftel 22 Bangkok. Un hostel lindo, cómodo y recomendable, ubicado en el Barrio Chino

tailandia
Nuestra habitación en el hostel Softel 22 | foto sitio web Hostelworld Softel 22

Un paseo por el Barrio Chino

Caminando por la avenida principal del barrio, la Yaorawarat Road, realizamos la primera parada. Un restaurante chiquito y abierto a la calle (como casi todo en Bangkok). Miramos la carta al derecho y al revés pero no teníamos idea lo que decía. Por suerte los platos estaban acompañados de las fotos. Así y todo, pedimos sin saber muy bien que estábamos por comer. Y nunca lo supimos.

tailandia
Nuestra primer comida en el Barrio Chino | foto @backpackermood

Realizamos una recorrida bastante amplia por el Barrio Chino y nos encantó.

Durante la tarde, buscando contratar una excursión para el mercado flotante, Delfi señaló una foto de una cartelera, con el dedo del píe. El chico que vendía las excursiones comenzó a agarrarse la cabeza sin poder creer lo que había pasado mientras caminaba en círculos, muy nervioso. Frenaba, juntaba las manos como para rezar. Nos decía algo que no entendíamos y seguía caminando en círculos tomándose la cabeza. Nosotros también terminamos con las manos juntas e inclinándonos como en reverencia sin entender lo que pasaba. Entonces recordé haber leído que en Tailandia señalar es una falta de respeto grave y con el píe mucho peor aún. Luego del correspondiente pedido de disculpas nos fuimos en busca de otro lugar por que en ese ya no nos querían. 

tailandia
Viajando en Tuk Tuk | foto @backpackermood

Tomamos el primer tuk tuk del viaje para volver al hostel. A la noche salimos para ir a Khao San Road. Como todavía estábamos bastante desorientados en la ciudad, nos tomamos un taxi. Nos pareció un poco caro. Después nos enteramos que siempre hay que pedir que te pongan el taxímetro.


>> No te pierdas nuestros tips y recomendaciones para tener en cuenta si vas a Bangkok


Khao San Road

Una de las cosas que más nos gustó es que todo es puertas afuera. Tailandia es un país donde todo sucede en la calle. Las casas tienen las puertas abiertas. Los bares y los restaurantes tienen las mesas en las veredas e incluso en las calles.

tailandia
Caminando de noche por Khao San Road | foto @backpackermood

Así también es Khao San Road. Si bien es un caos de gente y el tránsito para llegar es imposible – más de una vez vimos a las motos andar por la vereda- nos enamoró desde el primer momento.

Khao San Road es conocido como el barrio mochilero. Esto se debe a la cantidad de hostels que hay en la zona. También hay muchos bares, puestos de comida y puestos de ropa, todos a precios más que accesibles. 

tailandia
Comida callejera en Khao San Road. Un clásico tailandés | foto @backpackermood

Sin embargo otra calle nos gustó un poco más: Rambuttri Street. Es una calle que se conecta con Khao San en su extremo y a la que podés acceder por varios pasillos super angostos en ambas direcciones.

El ambiente es un poco más tranquilo y se respira una atmósfera más relajante. Hay muchos puestos de comida y buena música.

Al caminar por Rambuttri Street nos ofrecían masajes a cada paso y nos negamos cada vez. Hasta que nos ganaron por cansancio. Fue un camino de ida. Masajes de calidad a un precio irrisorio. Se convirtió en nuestro primer vicio tailandés. Aún hoy seguimos añorando esa sensación incomparable.

tailandia
Bar en Rambuttri Street | foto @backpackermood

El segundo vicio que adoptamos en Tailandia fue la Chang del 7 eleven. ¿Qué és la Chang y los 7 eleven? Chang es una de las principales cervezas de Tailandia. Es muy rica. Al estilo cerveza brasileña, bien suavecita. Los 7 eleven son unos mini mercados que tienen un poco de todo y están literalmente por todos lados. Alguna vez leí que en Tailandia hay más de cinco mil.

Luego de varias Chang llegamos al final de nuestro primer día en Tailandia. Volvimos al hostel para descansar ya que el día siguiente arrancaba muy temprano rumbo al Mercado Flotante Damnoen Saduak.


>> Podes leer nuestra experiencia en el mercado flotante, el gran palacio y el rooftop bar aquí.


Te dejamos algunos tips importantes si tenes planeado visitar Bangkok

  • Si sos argentino/a lo primero que tenés que saber es que para viajar a Tailandia te exigen el certificado de la vacuna contra la fiebre amarilla con al menos un mes de anticipación. Esto aplica de forma obligatoria para los argentino/as. Para los uruguayos/as aplica como una sugerencia. Si sos de algún otro país no es un requisito para ingresar.
  • Cambiar dólares: conviene cambiar unos pocos dólares en el aeropuerto y luego cambiar más cuando ya estés alojado. Si te alojas en la zona de Khao San Road, la casa con mejor cambio es la que se encuentra frente al Mc Donalds. 

    tailandia
    El mejor cambio que encontramos. | foto google maps
  • Si querés comer -a nuestra consideración-  el mejor Pad Thai de Khao San Road, tenés que visitar a Jo Jo. Esta justo en la puerta del Mac Donalds, frente a la casa de cambio que nombramos en el punto anterior.

    tailandia
    Feliz con el Pad Thai de Jo Jo | foto @backpackermood
  • Siempre que te subas a un taxi, o mejor, antes de subirte, indicale al taxista que querés que prenda el taxímetro. Algunos se van a negar pero generalmente aceptan de buena gana. Si se niegan tendrás que insistir o esperar al próximo. Nosotros nos enteramos de este dato recién el segundo día, motivo por el cual pagamos 67 THB un viaje con taxímetro por el mismo trayecto que el día anterior pagamos 230 THB. La diferencia es mucha.

<< Bangkok. Aprovechando cada minuto para no perderte nada  |  Mercado flotante, Gran Palacio y Rooftop bar >>


Si te gustó nuestro post Tailandia. Nuestra puerta de ingreso al Sudeste Asiático te invitamos comentar, recomendarlo a tus viajeros amigos o puedes compartirlo en las redes sociales.


Ayudame a seguir viajando

Hostelworld me da una comisión por cada persona que reserva a través de este link y lo que tu pagas es exactamente lo mismo que si ingresaras directamente por la web o la aplicación. Por lo tanto si reservas desde aquí me estas ayudando a continuar con mi viaje alrededor del mundo. Muchas gracias de antemano!

Backpacker Mood | Life is a journey not a destination

Comments

comments

Author

Viajero Apasionado. Fotógrafo y Diseñador Gráfico.

Write A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.